Cuándo el ultrasonido causa estrés en la madre

El embarazo es un momento emocionante, lleno de esperanzas y sueños para el futuro. Al mismo tiempo, el embarazo es un momento terrible para las futuras madres.

Muchos aspectos del embarazo son desconocidos y están fuera del control de la mujer, por lo que un aura de incertidumbre acompaña al proceso del embarazo.

Esta incertidumbre produce ansiedad para las mujeres embarazadas, particularmente ansiedad sobre la salud de su bebé.

Como mamá que lleva en su vientre a su hijo, busca durante el proceso del embarazo sea un pasaje seguro para ella y su hijo al igual que el trabajo de parto y propio el parto y en general, esto es esencial para la futura madre.

Resultado de imagen para cuidados en el embarazo

Por lo tanto, la preocupación y la ansiedad que típicamente experimentan las mujeres embarazadas puede ser una manifestación saludable de una importante tarea que implica el embarazo, la protección del bebé contra cualquier daño.

Por otro lado, hay evidencia que sugiere que demasiada ansiedad puede ser perjudicial para el bebé en desarrollo al reducir el flujo sanguíneo al útero y aumentar la frecuencia cardíaca fetal.

El ultrasonido obstétrico tiene un aspecto rutinario de la atención prenatal en países desarrollados.

Los ultrasonidos proporcionan acceso a información sobre el feto que de otro modo no estaría disponible para las mujeres embarazadas.

En esencia, el ultrasonido elimina parte de la incertidumbre del embarazo, proporcionando información sobre la salud del bebé.

La mera disponibilidad de esta información puede afectar los sentimientos y comportamientos de la futura madre en relación con su ansiedad sobre la salud fetal.

Por lo tanto, es importante considerar el impacto de esta tecnología en las mujeres embarazadas.

El papel de la ecografía en la ansiedad por la salud fetal no es claro y es una fuente de controversia.

Por ejemplo es posible encontrar estas cuatro razones que van relacionadas con el examen de ultrasonido:

  1. El ultrasonido no produce ningún cambio en la ansiedad
  2. La ecografía disminuye la ansiedad que permanece en el nivel disminuido durante todo el embarazo
  3. La anticipación del ultrasonido aumenta la ansiedad, que luego se mantiene elevada después del ultrasonido y durante todo el embarazo
  4. La anticipación de la ecografía aumenta la ansiedad, que inicialmente se alivia con la ecografía, pero en consecuencia se recupera a un nivel elevado pero estable.

Resultado de imagen para ecografía

Varios estudios apoyan la segunda trayectoria, ya que se encontró que la ecografía reduce los niveles de estrés y ansiedad entre las mujeres embarazadas, calmando la ansiedad en algunas mujeres.

Otros sin embargo mostraron ansiedad hasta el momento del procedimiento.

Solo que esto no es concluyente porque también se han encontrado datos que sugieren también que la anticipación del ultrasonido y la posibilidad de obtener “malas noticias” pueden haber aumentado la ansiedad inmediatamente antes del ultrasonido, que posteriormente disminuyó después de que finalizó la exploración sin detección de problemas.

Por lo tanto, puede ser que la ecografía no disminuya la ansiedad preexistente per se; más bien, disminuyó la ansiedad que estaba presente solo en anticipación del examen de ultrasonido.

Sin embargo, esta ansiedad puede ser de corta duración, ya que las ansiedades de las mujeres se recuperaron a un nivel elevado que posteriormente se mantuvo estable durante el resto del embarazo.