El embalaje de transporte es una piedra angular del comercio

Sin flejadoras, cajas, palets o cartón ondulado el transporte de mercancías se paralizaría. El embalaje de tránsito garantiza un manejo seguro y rápido de productos de todos los tamaños entregados a destinos en todo el mundo.

Además de proteger los bienes, el empaque debe satisfacer las necesidades de los distintos participantes dentro del flujo: los transitarios, las empresas de logística, los transportistas y por supuesto, los clientes esperan que el manejo sea simple y rentable.

Una de las formas en que los fabricantes de embalaje de transporte cumplen con estos requisitos es ofrecer productos estandarizados.

Estos vienen siendo hojas y cajas de cartón corrugado, plástico de burbujas y film retráctil industrial, película de polietileno y papel de aluminio.

Las empresas utilizan una gran cantidad de herramientas y procesos como los controles de calidad y los informes de seguimiento de devoluciones, para mantener las tasas de daños en niveles aceptables, que suelen ser del dos al ocho por ciento.

Fuente: ¿Cómo se hace? – Papel de embalaje y cartón corrugado con papel reciclado

A menudo, el daño se da como una pérdida.

Prevenir daños durante los envíos es la mejor decisión de negocios, no solo resultará en una mayor rentabilidad sino que también servirá como un imperativo de sostenibilidad.

La fabricación y eliminación de los materiales de embalaje representan solo el cinco por ciento del impacto ambiental del envío.

Entonces, incluso si un minorista descubriera un material de empaque que fuera “neutral en carbono” y fuera reciclado el 100 por ciento de las veces (solo porque un material sea reciclable no significa que realmente sea reciclado) en el mejor de los casos, solo mejorarían la huella ambiental de su Ciclo de envío en un cinco por ciento.

 

 

flejes

Fuente: Infocif

El cuarenta y ocho por ciento (casi la mitad del costo ambiental total del envío) proviene de daños, y eso supone una tasa de daños de solo el uno por ciento, que la mayoría de las empresas consideraría pendiente.

Incluso con una tasa de daño del uno por ciento, el impacto de ese daño todavía representa el 48 por ciento del impacto ambiental asociado con el envío.

Si estás considerando el proceso de cumplimiento como un lugar para reducir el impacto ambiental, ¿por dónde deberías comenzar?

¿En el impacto del cinco por ciento de los materiales de embalaje interior? ¿O trabajaría para obtener la tasa de daño por debajo del uno por ciento? ¿Dejarías de pensar que el uno por ciento es aceptable?

Materiales que son materia fácilmente desechables. Y los valores de sostenibilidad de una empresa se transmiten claramente por los materiales utilizados para entregar bienes.

Estas son conversaciones que debemos seguir teniendo y soluciones que debemos seguir innovando.

Hacer que más productos sean reciclables es un gran paso, pero esas soluciones también requieren menos energía para producir, menos camiones para el transporte, menos combustible para los camiones y más capacidad de reciclaje al final de la vida útil.

Este es un tema complejo, y en un momento en que existe una enorme presión de los consumidores sobre los plásticos, es una conversación matizada que se debe tener tanto con las empresas como con los consumidores.

El objetivo final debe ser comprender que asegurarse de que un artículo se entregue sin daños, utilizando materiales que se obtuvieron, crearon y aplicaron con la menor cantidad de desperdicio y energía es lo que conducirá a resultados verdaderamente sostenibles.

Fuente Informativa: Cajaeco 

Fuente Audiovisual: Youtube