¿Qué son las ecografías obstétricas?

La ecografía obstétrica es el uso de ultrasonidos en el embarazo. Desde su introducción a fines de la década de 1950, la ecografía se ha convertido en una herramienta de diagnóstico muy útil en Obstetricia.

Los equipos utilizados actualmente se conocen como escáneres en tiempo real, con los que se puede representar una imagen continua del feto en movimiento en la pantalla de un monitor.

Generalmente se utilizan ondas sonoras de muy alta frecuencia de entre 3.5 y 7.0 megahercios (es decir, 3.5 a 7 millones de ciclos por segundo) para este propósito.

Se emiten desde un transductor que se coloca en contacto con el abdomen materno y se mueve para “mirar” (comparado con una luz encendida desde una antorcha) cualquier contenido particular del útero.

Las series repetitivas de haces de ultrasonido escanean al feto en rodajas finas y se reflejan de nuevo en el mismo transductor.

Y definitivamente los avances en este sentido son tales que en sus inicios se contaba con un ultrasonido 2D y ahora es perfectamente común contar con un ultrasonido 4D.

Resultado de imagen para ultrasonido 4d

Esto es que la información obtenida de diferentes reflejos se recompone en una imagen en la pantalla del monitor (un sonograma o ultrasonograma).

Se pueden evaluar movimientos como el latido cardíaco fetal y las malformaciones en el feto y se pueden realizar mediciones precisas en las imágenes que se muestran en la pantalla.

Dichas mediciones forman la piedra angular en la evaluación de la edad gestacional, el tamaño y el crecimiento del bebé.

A menudo se requiere una vejiga llena para el procedimiento cuando la exploración abdominal se realiza en la preñez temprana.

Puede haber algo de molestia por la presión sobre la vejiga llena. El gel conductor no mancha, pero puede sentirse ligeramente frío y húmedo. No hay ninguna sensación de las ondas de ultrasonido.

¿Por qué y cuándo se usa el ultrasonido en el embarazo?

La ecografía se considera actualmente una investigación segura, no invasiva, precisa y rentable para conocer el crecimiento del bebé.

Se ha convertido progresivamente en una herramienta obstétrica indispensable y juega un papel importante en el cuidado de todas las mujeres embarazadas.

Es por ello que el uso principal de la ecografía se encuentra en las siguientes áreas:

  • Diagnóstico y confirmación del embarazo temprano
  • Sangrado vaginal al inicio del embarazo
  • Determinación de la edad gestacional y evaluación del tamaño fetal como:
    • La longitud de la grupa de la corona (CRL)
    • El diámetro biparietal
    • La longitud del fémur
    • La circunferencia abdominal
  • Diagnóstico de malformación fetal
  • Localización placentaria
  • Embarazos múltiples
  • Hidramnios y oligohidramnios

 

Durante muchas décadas, el ultrasonido 2D ha sido la modalidad que ha permitido analizar las áreas antes mencionadas y ahora con los avances en la tecnología se cuenta con el ultrasonido 3D y el ultrasonido 4D que vienen como una herramienta adicional como la ecografía Doppler.

En términos generales se sigue usando en la mayoría de los diagnóstico los escáneres 2D.

En cambio, la ecografía tridimensional parece tener un gran potencial en la investigación y en el estudio de la embriología fetal.